Comprar té online - Tienda de tes

comprar té verde

comprar té

Comprar té rojo

 
  envialia



 

El café tiene ante sí un difícil reto, y es que durante décadas sus propiedades han quedado reducidas a la de bebida estimulante que logra mantenernos alerta durante mucho tiempo, con la evidencia de que su principal componente, la cafeína, provoca dependencia y el añadido de que su consumo en grandes cantidades es perjudicial para el organismo.

En grandes cantidades no hay un alimento o bebida que termine siendo saludable, por tanto el café no escapa a esta afirmación. Por otro lado,  los avances en la investigación alimentaria han podido revelar los importantes beneficios del café que se extienden más allá del aporte extra de vitalidad. Del café nos gusta, sobre todo, su penetrante aroma, además del componente socializador (quedamos a “tomar café”) y el ritual ceremonioso (aspirar su aroma, remover su preparación, beber a pequeños sorbos, disfrutar lentamente  de su sabor,…) que acompaña a su toma.

Muy en contra de lo que se pensaba hasta hace bien poco, tomar café de forma moderada termina formando parte, junto a una dieta equilibrada y la práctica de deporte, de un estilo de vida saludable en donde los conocidos antioxidantes presenten en el café se imponen como medio de prevenir el rápido envejecimiento de nuestras células. De esta forma, el café podría considerarse todo un alimento protector de nuestro organismo, habiendo demostrado su eficacia preventiva en, además, patologías neurodegenerativas y cardiovasculares.

Otra teoría que se desmonta es aquella que relacionaba directamente el consumo de café con un aumento del riesgo de padecer cáncer. Muy al contrario, el café puede extender su capacidad protectora frente a algunos tipos de cáncer de origen hepático. 

Sin ser la última de sus propiedades, sí cabría destacar su capacidad para actuar directamente en la prevención del desarrollo de la diabetes mellitus tipo II, comúnmente conocida como diabetes del adulto.

Fuente imagen: sxc.hu Autor: johnnyberg